Etiquetas

, ,

 
Imagen
 
Algunas apreciaciones sobre la sentencia del tribunal de justicia europeo:

Lo fundamental es que queda demostrado que organizar la resistencia y ejercer la desobediencia civil como instrumento de transformación y abandonando sectarismos da sus frutos siempre.

Confirma la sentencia lo que hemos defendido desde el principio, el contrato hipotecario no es de consenso, si no de adhesión, donde una parte impone condiciones a la otra, y por lo tanto se que se pone una pistola en el pecho a los afectados, hay víctimas y verdugos.

La sentencia deja claro que se vulneran sistématicamente derechos fundamentales y constitucionales como el de tutela judicial efectiva, la efectividad del procedimiento, la igualdad de armas, y se genera indefensión al no poder entrar en el fondo del procedimiento ni utilizar medidas cautelares.

Viene el tribunal a ratificar que los intereses de demora aplicados son ilegales además de un robo y que no es aceptable la desproporción en la indemnización aplicada cuando el banco se queda con la casa por una parte de su valor de tasación y además aplica intereses de demora y costas judiciales.

El gobierno y sus voceros que defendían la maravillosa y justa legislación hipotecaria se han tenido que meter la lengua en el culo.

Esta ha sido la primera patada en los cojones a los malos, todavía queda la sentencia que saldrá desde el tribunal de Derechos HUmanos, diciendo claramente que España vulnera sistematicament estos derchos.

Ahora a por la ILP y seguimos. Si se puede.

Móstoles a 14 de Marzo de 2013

Anuncios